X FERMER
Retrouvez les dernières actualités
d'Argentina, Chile & Bolivia Excepción
en vous inscrivant à notre newsletter.
Découvrez nos dernières informations,
les nouveaux circuits, nos coups de cœur
ou encore nos plus belles photos et vidéos.
Inscription
  • Español
  • English
  • Français
Voyage Argentine

San Martín

- El libertador argentino


 

Argentina no fue liberada de tres siglos de colonización española en un solo día. Entre la revolución del 25 de mayo de 1810 y la declaración de la independancia el 9 de julio de 1816: seis años de combates en el Virreinato del Río de la Plata… Y un héroe: José de San Martín, gran libertador de América del Sur junto con Simón Bolívar.

José Francisco de San Martín nació en 1778 en Yapeyú, en la actual provincia de Corrientes, hijo de padre español (y no criollo). En aquella época, Argentine no existía, su territorio formaba parte del virreinato del Río de la Plata. En 1783, la familia regresó a España y San Martín emprendió una brillante carrera militar. En 1808, Napoleón invadió España y tomó prisionero al rey Fernando VII.

San Martín formó parte de las tropas que defendieron al país del imperialismo francés y lo ascendieron a teniente coronel. En ese tiempo en su país natal, una junta de gobierno dejó al virrey al término de la revolución de mayo, pero seguía fiel al rey de España que se encontraba prisionero. Las ideas liberales, es decir independentistas avanzaron, y San Martín no era insensible a ellas.

San Martín
 San Martín 
Monumento San Martín 


En 1811, renunció a su carrera militar en España, luego de pasar una temporada en Londres, llegó a Buenos Aires a principios de 1812. Se le reconoció el grado y el gobierno le confió la creación de un cuerpo de caballería. El Virreinato estaba dividido entre: los "realistas", fieles a la corona española, y los revolucionarios, partidarios de la independencia. San Martín eligió su campo: la independencia.

El centro de poder pro-español se encontraba en Lima, en el Virreinato del Perú. Dejó encargado al general Güemes para defender el territorio del Norte, en Salta, y preparó una estrategia: atravesar la Cordillera, llegar a Chile y atacar Lima por mar. Al mando del ejército de los Andes, su empresa era colosal (con miles de hombres y mulas necesarios para transportar la artillería a más de 3.000 m de altura), de Mendoza partió hacia Chile a principios de 1817.  La independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata fue proclamada el 9 de julio de 1816, pero la guerra continuó. Tras años de combates, Chile y Perú fueron liberados.

San Martín volvió a Buenos Aires en 1824. La joven República Argentina se encontraba debilitada por las luchas entre federales y unitarios. En medio de tanta confusión, a San Martín se lo acusó de conspirar para los unitarios. El gran libertador, cansado, y a los 45 años de edad decidió exiliarse en Francia, como Bolívar. Siguió la situación de su país, primero desde su exilio en Bruselas, y luego desde cerca de París. La revolución de 1848 lo llevó hasta Boulogne-sur-mer, en donde falleció en 1850, a los 72 años.

En Argentina, a San Martín se lo considera el Padre de la patria. En 1878, la gran plaza del barrio de Retiro en Buenos Aires fue rebautizada Plaza General San Martín. Allí se puede observar la estatua ecuestre del Libertador en medio de árboles centenarios. En la esquina de la plaza y la calle Arenales se encuentra el Palacio Anchorena, uno de los más bellos ejemplos de arquitectura francesa de la capital.

En 1936 lo rebautizaron Palacio San Martín cuando fue adquirido por el Estado como sede del Ministerio de Relaciones Exteriores. San Martín descansa en la Catedral Metropolitana, al extremo de la calle Florida, en la plaza de Mayo. Su mausoleo está rodeado por tres esculturas de mujeres que representan a los tres países que él liberó: Argentina, Chile y Perú.


  Para Leer
  El sitio del Instituto Nacional Sanmartiniano dedicado a la memoria de San Martín.






Monumento San Martín Volver